TRUCOS PARA MANTENER LA CASA Y EL DORMITORIO FRESCO

Hace semanas que las altas temperaturas viven instaladas en nuestras vidas y las olas de calor no dejan de azotarnos. Durante estas semanas el calor ha invadido nuestros hogares, haciendo para muchos, muy difícil conciliar el sueño durante las noches.

En este blog hemos querido sugeriros unos trucos que harán que tu hogar y tu dormitorio se mantengan lo más fresco posible sin necesidad de tener instalado aire acondicionado.

· Mantener las persianas bajadas.

Este truco es tan sencillo como parece. Manteniendo las persianas de nuestro hogar cerradas podemos mantener la casa un 30% más fresca ya que la mayoría del calor procede de las ventanas. Con este sencillo truco podemos conseguir reducir la temperatura interior en unos 6º C.

· Aprovecha bien las puertas

Cerrar las puertas de las habitaciones más expuestas a la radiación del sol durante las horas más calurosas del día evitará que se extienda el calor por el resto de la casa. De igual modo, conviene mantener abiertas las puertas durante las horas más frescas y las noches, permitiendo la libre circulación del aire entre los diferentes espacios y habitaciones.

· Deja que entre aire por la noche.

Durante los meses de verano, las temperaturas bajan por la noche, así que aprovecha las horas más frescas del día dejando las ventanas y las cortinas completamente abiertas antes de irte a la cama. Incluso si tu casa tiene ventanas con diferentes orientaciones, procura abrir todas ellas y crearás una corriente de aire dejando entrar el aire fresco del exterior y sacando el aire más caliente del interior de la casa.

· Deshazte de las luces incandescentes.

Si necesitabas más motivos para cambiar a las bombillas de tu hogar, ahora es el momento indicado. Las bombillas incandescentes y luces alógenas gastan alrededor de un 90% de su energía en el calor que emiten. Así que, si te decides por reemplazar estás bombillas por otras bombillas LED, notarás cómo es posible reducir la temperatura de tu casa unos grados. Además, también conseguirás reducir el consumo de electricidad, ayudando al medio ambiente y disminuyendo la factura de la luz.

· Cambia las sábanas.

Cambiar la ropa de cama no sólo dará un aire nuevo a tu habitación, sino que además conseguirás dormir de forma más fresca. Mientras que las sábanas de franela y las colchas funcionan muy bien como aislantes térmicos en invierno, ahora es la temporada del algodón y lino. Estos tejidos transpiran mejor, ayudando a no mantener el calor de tu cuerpo entre el colchón y las sábanas, aportándote mayor frescura y mejorando la calidad del sueño.

· Reduce las fuentes de calor

Nuestros hogares están repletos de aparatos electrónicos que producen calor: electrodomésticos, televisión, ordenadores y cargadores de todo tipo de dispositivos. Intenta desconectarlos de la luz siempre que sea posible o instala una regleta con interruptor, de esta forma tu casa se mantendrá más fresca y, además, reducirás el gasto energético y tu factura.

· Procura no utilizar el horno

Al usar el horno o la cocina en verano se incrementa la temperatura de tu casa. Por las noches puedes decantarte por platos que no requieran ser cocinados como ensaladas o alimentos que necesiten poco tiempo de cocinado. Cuando sea necesario utilizar la cocina o el horno, hazlo con la puerta de la cocina cerrada y el extractor encendido. De esta forma evitaremos que el calor se extienda por el resto de espacios del hogar y ayudaremos a sacar el aire caliente.

Además, en verano también puedes optar sacarle todo el rendimiento a los accesorios de jardín o terraza.

Con estos sencillos trucos es posible reducir el calor en el interior de tu casa. Prueba a ponerlos en práctica y verás como tu hogar y tu dormitorio se convierten en espacios mucho más frescos durante los meses más cálidos del año.

Etiquetado , ,